¿Qué es el Yoga Tántrico?

El Yoga Tántrico es la filosofía compleja de liberación e iluminación por el control perfecto del placer máximo, en el cual el Yoga es el conjunto del los medios prácticos empleados a fin de obtener ése fin. La práctica precisa del Yoga no solamente incrementa la potencia sexual, sino que más aún conlleva una profunda y limpia visión del amor en la pareja, dada la acelerada evolución sexual de nuestra época.

La iluminación y liberación espirituales pueden también obtenerse gracias al pleno control en la experimentación de los deleites de la existencia, los que serán finalmente transmutados y sublimados en los más altos estados de conciencia.

A pesar de la "libertad sexual" pregonada por la sociedad actual, la que no es más que pura degradación que lleva rápidamente a la emasculación, la mayor parte de las mujeres se ven bloqueadas e inhibidas en lo referente a erotismo y sexualidad. Rechazando esta trágica situación, el yoga la deplora; en particular el Tantra puede brindar a la mujer sensual e inteligente, con mínimo esfuerzo, un florecimiento sexual y espiritual, ya que ambos aspectos están estrechamente vinculados.

Debido a la ignorancia y a los prejuicios, un increíble número de mujeres viven aún enfrentando problemas en el manejo de su propia sexualidad. Muchas mujeres se encuentran todavía paralizadas por el temor, y son presa de la violenta influencia paralizante de la educación anti-erótica que han recibido. Conscientemente o no, las mujeres todavía consideran a la sexualidad como una fuente de displacer. A veces creen positivamente que la sexualidad es la parte maligna del matrimonio, y la consideran como un "deber" que deben cumplir, a fin de ser consideradas una "buena esposa".

Para algunas mujeres, esta concepción errónea destruye el placer y en casos extremos puede conducir a la frigidez. Para otras mujeres, su atracción hacia los placeres sexuales es un supuesto pecado, porque se les ha dicho una y otra vez que una mujer decente no debe ser "sexy".

En tiempos relativamente recientes, la mujer era incluso considerada incapaz de experimentar sentimientos eróticos. Por lo tanto, era un hecho reconocido que el deber de la mujer era proporcionar placer al hombre, y que el único, placer que les correspondía era la procreación, así, considerando que la mujer estaba alejada de toda aspiración sexual, no existía el tema del placer sexual para ella. Estas ideas se forjaron en la época Victoriana por los fundadores del Imperio Británico, y pregonadas por los misioneros Anglo-sajones que difundieron esta visión retorcida a través del mundo.

Finalmente, en tiempos recientes se ha reconocido a la mujer como un ser profundamente sensual, y por lo tanto la tradición antigua se ha visto reafirmada, estableciendo que el intenso placer experimentado por ambos amantes, si es controlado y refinado inteligentemente, puede ser un medio de amplificación de la conciencia, que acelera la evolución espiritual de cada uno de ellos.

En el marco de la tradición tántrica, la mujer elegida, gracias a sus dones, es reconocida como una contraparte, es decir, una parte esencial en el juego sexual intenso, en el que participa de acuerdo a sus posibilidades.

Teniendo en cuenta este enfoque, se debe enfatizar que la sexualidad es una función humana normal, que no es más vergonzante que comer o dormir. La sexualidad es una fuente genuina de pleno disfrute y placer, así como un modo estético de expresar la propia personalidad. El impulso (excitación) que empuja al ser humano a la unión amorosa, es una expresión del anhelo universal hacia el infinito, consistente en la realización unida de las dos mitades opuestas.

Por otra parte, los siete sabios de la tradición Védica (Shapta Rishi), eran casados, y sus mujeres eran reconocidas por tener un elevado nivel espiritual. Ni en el sentido etimológico ni en el tradicional, la expresión brahmacharya (continencia), tiene el significado de abstinencia, en el yoga; es debido solamente a algunas interpretaciones erróneas recientes que han aparecido algunos malentendidos. Brahmacharya significa realmente que la sensualidad debe ser perfectamente controlada y sublimada.permanentemente felicidad divina y amor.

Facebook Twitter Google+ Pinterest